Publicado: 12 de Abril de 2016

Las cifras no engañan: las actividades vinculadas al ladrillo vuelven a capitanear la creación de empresas en España. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), una de cada cuatro sociedades que se constituyen en nuestro país se dedica a la construcción o a los servicios inmobiliarios y financieros. Todo un síntoma de que el mercado cada vez está más cerca de la recuperación.

En concreto, de las 10.399 empresas creadas en febrero, la actividad principal de 2.610 estaba vinculada al ladrillo y de las 9.443 sociedades de enero, otras 2.464.

Esto significa que, de las 19.842 sociedades creadas en los dos primeros meses del año, 5.074 estaban vinculadas al sector inmobiliario (unas 84 altas al día). En términos porcentuales, su peso es del 25,57%.

Tan solo el comercio tiene un peso superior en lo que a creación de nuevas empresas se refiere, y eso que el INE hace una comparativa de hasta 11 ramas de actividad. Además, el volumen de nuevos negocios registrado en febrero es el más alto en ocho años, lo que confiere aún más importancia al ladrillo. 

En el caso de las empresas disueltas, la construcción y los servicios inmobiliarios también tienen un papel destacado, aunque el número de sociedades que cierran es muy inferior al volumen de negocios que se constituyen.

Prueba de ello es que entre enero y febrero se han disuelto 5.221 empresas en España (frente a las casi 20.000 de nueva creación) y, de ellas, 1.394 pertenecían al ladrillo. Hablamos, por tanto, de un 26,7% y de unas 23 bajas diarias.