Publicado: 26 de Octubre de 2015

Las rentas en edificios de oficinas de calidad, situados en zona prime en Madrid, aumentarán hasta un 22% en los próximos 3 años. Ésta es una de las principales conclusiones que se extraen del informe Global Cities 2016 presentado hoy por la consultora inmobiliaria Knight Frank.

Madrid, que el año pasado ocupaba la segunda posición, encabeza este año el ranking de previsión de incremento de rentas, seguida por Bombay (21%) y San Francisco (20%).

Según Humphrey White, Socio Director del Área Comercial de Knight Frank, "este incremento de rentas está muy localizado en edificios de calidad -los llamados clase A- en zona prime, es decir, Paseo de la Castellana y alrededores. De hecho, el movimiento al alza en estos edificios ya comenzó hace aproximadamente 18 meses. No es exagerado hablar de un crecimiento del 22% teniendo en cuenta la escasez de disponibilidad de edificios de calidad en esta zona - menos de un 2%, la tasa más baja de Europa".

Analizando únicamente los rascacielos, las rentas aumentan un 3,3% semestral hasta alcanzar los 31€/m²/mes en estos inmuebles en Madrid, según el Índice Skyscraper. Madrid se sitúa así en 6ª posición, por delante de Nueva York y París. El Índice lo encabeza Londres, con un crecimiento semestral de casi el 11%, seguido de San Francisco que crece al 8,2%.

"Hay que contextualizar estos datos con las correcciones a la baja que se han experimentado desde el pico de mercado en 2007", comenta White. "Comparado con otras ciudades del mundo, Madrid ha sido una de las ciudades con mayor ajuste, un 35%, lo que ofrece mayor recorrido ahora para la recuperación. Esta expectativa de incremento de rentas ha causado que las rentabilidades prime se hayan ajustado dos puntos en los últimos dos años, hasta situarse en el 4%, al mismo nivel que ciudades como Londres o Frankfurt".

El cambio de tendencia global a favor de Occidente cambiará los sectores demandantes y sus hábitos como usuarios. El sector tecnológico será el sector de más crecimiento por excelencia también en Madrid, siguiendo ejemplo de ciudades como Londres con un crecimiento del 26% y 35% en Shoreditch y Noho respectivamente desde 2007.

Según Humphrey White, "6 de cada 10 ciudades de primer nivel en el mundo han vivido ya esta tendencia con un incremento de rentas notable en sectores como el tecnológico. Madrid seguirá el ejemplo de estos mercados más maduros y el cambio debe suponer una adaptación de los inmuebles a este tipo de inquilinos y a sus nuevas formas de trabajar".

¿Cuántos m² de oficinas prime se adquiere con 100 millones de dólares?

A nivel unitario, comparando las principales ciudades de Europa, Madrid continúa siendo una ciudad relativamente barata. Con 100 millones de dólares, se pueden adquirir unos 11.600 m², todavía muy por debajo de ciudades como Londres (3.620 m² por 100 millones $), París (4.180 m² por 100 millones $) o Dublín (7.300 m² por 100 millones $).

Bucarest, Budapest y Lisboa son las ciudades más baratas, con 34.000 m², 27.000 m² y 25.000 m² por 100 millones $, respectivamente.

Nuevo entorno de oficinas

No solo de rentas y rentabilidades vive el mercado de oficinas. La oficina, concebida como el espacio proyectado para el trabajador, cobra cada vez mayor importancia. Según Global Cities 2016, un diseño innovador de oficinas tiene tanto peso como un paquete retributivo atractivo a la hora de atraer y mantener talento.

Inquilinos de casi todos los sectores demandan ya nuevos espacios de trabajo. Una oficina inspiradora, basada en espacios abiertos y colaborativos, que históricamente quedaba reservada a empresas tecnológicas y creativas.

Sídney es la ciudad global que lidera esta tendencia, con un 28% de sus oficinas siguiendo ya este nuevo modelo.

Según Andy Bugg, Director de Workplace Consultancy de Knight Frank: "comprobamos cómo las empresas adoptan una visión más a largo plazo cuando invierten en sus espacios de oficinas, con el fin de satisfacer las expectativas de la nueva generación de empleados. La percepción que se venía teniendo de las oficinas como un mero gasto empresarial está cambiando cada vez más y las empresas empiezan a descubrir que el valor real está en el aprovechamiento de los espacios de oficinas como herramientas para inspirar y motivar a su personal.