El pasado mes de noviembre se firmaron 25.413 hipotecas para comprar una casa, un 32,2% más que hace un año y un 12,5% más que el mes anterior. El dato importante es que el 31,8% de los préstamos se formalizaron a tipo fijo, máximos históricos, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, los expertos alertan del cambio de ciclo en las hipotecas a tipo fijo: comenzarán a encarecerse ante los primeros síntomas de subidas de los tipos a largo plazo. 

En noviembre el 68,2% de las hipotecas constituidas utilizaron un tipo de interés variable, mientras que el 31,8% restante un tipo fijo. Se trata del mayor porcentaje de hipotecas fijas registrado en la estadística del INE. Esto se debe al diferencial tan atractivo que está aplicando la banca para atraer a nuevos hipotecados. 

Sin embargo, los expertos ya avisan de que las hipotecas fijas van a cambiar de ciclo y van a comenzar a encarecerse, ante los primeros síntomas de repuntes de los tipos de interés a largo plazo. 

El importe medio de las hipotecas firmadas en noviembre fue de 109.785 euros, un 1,8% más que hace un año. El capital prestado alcanzó los 2.790 millones, con un aumento anual del 34,5%.

Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, “dejando a un lado los repuntes estacionales y las variaciones provocadas por asuntos judiciales, el ritmo de concesión se ha vuelto a acelerar en noviembre y ya superan en un 5,6% las hipotecas que se firmaron durante todo el año 2015. Estos datos ponen de manifiesto que a pesar de la tormenta mediática y judicial alrededor del sector hipotecario, la banca constituye un pilar básico para la financiación de las familias y la recuperación económica. En esta misma línea, el apetito de los españoles por las hipotecas fijas sigue creciendo y ya suponen un tercio de todas las concedidas, aunque según fuentes del sector son más del 50% entre fijas y mixta”.

Encinar apunta que “la estadística confirma que el menor precio del dinero se ha ido trasladando al consumidor, a través de menores tipo de interés, aunque en 2017 es altamente probable que veamos un repunte en el precio a consecuencia de los incrementos de los tipos a largo plazo y las recientes sentencias judiciales en contra de la banca cuyos efectos serán trasladados a los consumidores vía incremento de precios”.


Publicado: 30 de Enero de 2017