Publicado: 4 de Abril de 2018

“Si en una vivienda antigua juntáramos todas las fisuras por las que se infiltra el aire en un solo hueco, tendríamos una ventana de 40x40 centímetros permanentemente abierta al exterior. En una vivienda pasiva, el hueco que suma las grietas se reduce al equivalente de una ventana de 4x4 centímetros”. Sara Velázquez Arizmendi (1973), arquitecta del estudio VArquitectos aclara las principales dudas sobre cómo construir edificios de casi nulo consumo energético. Asegura que tiene el título que la habilita para diseñar edificiosPassivhaus, pero que en ese tema, su formación en sostenibilidad ha sido autodidacta “con cursos, estudio y mucha lectura”. Desde Pamplona, explica a EL PAÍS, los pasos para diseñar y construir con la máxima eficiencia energética.

ANTES: Las decisiones en las etapas tempranas de diseño tienen mayor repercusión en el ahorro energético.

1-La ubicación del edificio en la parcela permite alejarnos de las sombras de otros, orientar la fachada sur con el menor desvío o protegernos de vientos dominantes. Se requiere un estudio completo del clima local para poder diseñar los huecos con la mayor captación solar invernal, con las protecciones veraniegas adecuadas y con los sistemas de acondicionamiento interior óptimos de acuerdo a la temperatura y humedad del ambiente exterior a lo largo del año.

2- El tiempo no es el mismo todo el año. Es clave pensar en los ciclos anuales, los cambios de luz y las estaciones. Todo para volver a hacer algo que en la sociedad moderna por unos años llegamos a olvidar, y que es trabajar con las fuerzas de la naturaleza, y no contra ellas.

Un proyecto Passivhaus bien planteado no presenta un sobrecosto reseñable respecto a uno diseñado con normativa actual

DURANTE:

3-La fachada más compacta es clave para perder el menor calor posible. La mejor envolvente estará revestida con un aislamiento continuo, sin interrupciones y muy grueso. Las carpinterías, el punto más débil de las fachadas a nivel térmico, emplearán vidrios dobles o tripes, con alto poder aislante.

4-Es importante diseñar y calcular diversas opciones, para decidir en qué soluciones constructivas es más rentable invertir.

5-En climas con inviernos fríos, el aire se renueva mediante un recuperador de calor de doble flujo. Se trata de un ventilador que toma aire del exterior y extrae el aire sucio del interior hasta la cubierta, sin mezclarlos en ningún momento. El aire sucio pasa por el núcleo donde se le extrae su calor, que se traspasa al aire entrante. Esto permite que en invierno el aire limpio entre ya precalentado hasta los 17-18ºC en lugar de a los 0ºC que puede tener fuera. Sólo lo tenemos que calentar 3-4ºC hasta alcanzar la temperatura de confort. La eficiencia del recuperador, en torno al 85-90%, es fundamental para no perder en electricidad lo que ganamos en calefacción.

AL FINAL: Se trata de conseguir una alta hermeticidad, que se mide mediante tests de insuflado de aire, para asegurar que no hay infiltraciones a través de carpinterías o juntas de la fachada.

¿Es más fácil limitar el consumo energético a un edificio nuevo? Un planteamiento energético desde la concepción de un edificio es lo más efectivo. En una rehabilitación no podemos actuar sobre la compacidad de la envolvente, la orientación de las fachadas ni posiblemente el tamaño de los huecos, así que tenemos que reforzar más las medidas de aislamiento, las calidades de las carpinterías y la eficiencia de las instalaciones. Es posible que sean necesarios aportes externos extras, intentando siempre que sean renovables y locales, que deberemos integrar sin afecciones estéticas ni acústicas. En una rehabilitación las soluciones constructivas tiene que adaptarse a lo existente. Eso complica la continuidad del aislamiento: si es un edificio histórico, o actuamos sobre una sola vivienda y no es posible aislar por el exterior, las soluciones, aunque posibles, también se encarecen y complican. Se complican, pero se pueden conseguir. En España, de todo el parque edificado existente, los edificios con Calificación energética A o B no alcanzan el 7% del total.