Cuando parecía que las aguas se habían calmado para el sector inmobiliario, una "nueva" amenaza pesa sobre las compañías del sector. : el próximo sabado vence la moratoria contable que exime a las inmobiliarias de contabilizar las pérdidas que proceden de la depreciación de sus activos. Este "salvavidas" se estableció en 2008 y desde entonces los sucesivos gobiernos la han prorrogado hasta el  cuatro ocasiones, está por ver que sucederá en 2015.

Publicado: 4 de Marzo de 2015