El analista y consultor inmobiliario, Gonzalo Bernardos, es profesor de Economía de la Universidad de Barcelona (UB) y dirige el máster en Asesoría, Gestión y Promoción Inmobiliaria de la UB. Ante el actual escenario del mercado inmobiliario español, considera que estamos lejos de vivir una nueva burbuja del alquiler, puesto que solo es elevado en las grandes urbes cosmopolitas. En su opinión, ahora mismo es mejor comprar casa que alquilar, dado los bajos tipos de interés de las hipotecas.

¿Cómo se encuentra el mercado de vivienda en España?

En plena expansión. En los lugares donde el stock pendiente de venta es bajo, suben el precio y las transacciones. En aquellos donde es elevado, solo las compraventas. Es un mercado múltiple, pues las grandes ciudades, las medianas y las pequeñas evolucionan a ritmo diferente. No obstante, en todos los lugares, los signos de mejora son evidentes. La crisis ya es únicamente un recuerdo

¿Crece la opción del alquiler frente a la compra? ¿O es un buen momento para la compra?

Si es mejor comprar o alquilar depende básicamente del tipo de interés hipotecario. Cuando éste es reducido, la opción más acertada suele ser la compra. Si es elevado, la alternativa más conveniente es el alquiler. Dado que estamos en una coyuntura con el tipo de interés más bajo de la historia, en la actualidad es mucho mejor comprar que alquilar.

Progresivamente, el arrendamiento va perdiendo gas en relación a la adquisición de la vivienda. Los motivos son los siguientes: el elevado aumento de su precio, especialmente en las grandes ciudades; la escasa duración de los contratos, las mayores facilidades crediticias por parte de las entidades financieras (cada vez hay más hipotecas que financian el 100% del valor del piso) y las mejores perspectivas de ingresos de las familias.

¿Puede haber riesgo de burbuja del alquiler en Barcelona o Madrid? 

No veo por ninguna parte dicha burbuja. En relación a las grandes ciudades de Europa, el importe del alquiler es barato en ellas. Son dos ciudades cosmopolitas, que forman parte de la Champions League Inmobiliaria Mundial y donde cada vez hay más clientes extranjeros, con un poder adquisitivo superior a los nacionales.

No obstante, sí que veo una ralentización importante de las subidas de los pasados años. Entre 2013 y 2016, Barcelona ha subido un 57% y Madrid un 28,6%. En los próximos cuatro años, en la capital catalana la evolución será mucho menos alcista y en Madrid únicamente un poco inferior.

¿La creación de vivienda pública ayudaría a equilibrar el mercado en Barcelona, Madrid u otras grandes ciudades?

En los años de la crisis, se desperdició una gran oportunidad para crear grandes parques de vivienda pública en las ciudades más importantes del país. Ya que los ciudadanos rescatamos a numerosas cajas de ahorro, éstas podían haber transferido a los ayuntamientos, sin coste alguno para ellos, la gestión y propiedad de las viviendas en stock. Lo que se hizo fue al contrario. En Madrid, en lugar de aumentar el parque, se redujo, al vender el ayuntamiento un elevado número de viviendas públicas a un fondo de inversión. Ahora ya es tarde, especialmente en Barcelona, donde casi no hay terreno para construir. Las actuaciones de los consistorios de ambas ciudades únicamente tendrán un efecto marginal sobre la evolución del mercado de la vivienda en los próximos años.


Publicado: 10 de Octubre de 2017